Era una niña judío-alemana cuya familia emigró a Holanda. Es conocida por su gran revelación de secretos en el “Diario de Ana Frank”. Su libro recrea los casi dos años y medio en los cuales tuvo que ocultarse con su familia y otras personas ante la persecución Nazi en la Segunda Guerra Mundial. Sus crueles experiencias demuestran una clara vivencia del gran impacto de la guerra en las personas, con las palabras y voz de una niña normal, que se convirtió en un símbolo de persecución, holocausto y aliento. Poco antes de tener que esconderse, Ana recibe de regalo un diario donde comíenza a documentar sus experiencias. Escribió lo que vivió durante el tiempo que debió esconderse con su familia, y también en él escribe cuentos cortos y colecciona citas de escritores en su “Libro de frases bonitas”.

Reflexiona: Ocultarse significó no hacer ruido, sentir miedo. Ella nos enseña sobre el valor de la vida, la introspección, análisis y paciencia en batallas constantes. También se convirtió en una máxima expresión de libertad, un mundo sin conflictos o guerra. Ana Frank usó su talento sorprendente de escritura para darse esperanza a sí misma y a sus lectores. Aunque su historia terminó mal porque murió en un campo de exterminación Nazi, su legado es invaluable. Demostró el poder de la escritura para dar respuestas a contextos de mucho dolor y su obra se constituye en un símbolo permanente de denuncia de la injusticia y discriminación.

Una pregunta clave:
¿Te animas a seguir su ejemplo y escribir para un mundo mejor?