El Hobbit (Bilbo) es una especie ficticia creada por el escritor británico, J. R . R. Tolkien. Es un paso de la comodidad a una aventura con incertidumbre. Él es una muestra de los obstáculos que enfrenta para recuperar algo. Es pasar de lo conocido a lo desconocido. Es tomar riesgos, con beneficios o pérdidas. Después de tanto miedo y negación llega una colaboración sobrenatural. El Hobbit recibe ayuda de un ser superior para suavizar la aventura. Llega cuando más se requiere para proveer de protección y seguridad. Sus caminos están llenos de pruebas, con pequeñas victorias y alegrías, pero al final siempre llega la luz y solo los grandes genios pueden entender la revelación que reta el talento de cada héroe llegando a la sabiduría.

Reflexiona: El Hobbit es un personaje que nos refleja a todos nosotros. Por un lado tenemos miedo a la aventura y por el otro lado es la aventura lo que más anhelamos. La misión de Bilbo lo lleva a dejar atrás su inseguridad y a encontrar su valentía. Las pruebas en nuestras vidas son experiencias difíciles, pero nos ayudan a crecer al igual que lo hicieron con Bilbo. Lo importante es no dejar que las pruebas nos alejen de nuestro propósito, sino entender que son ellas que nos llevarán a nuestro propósito.

Una pregunta clave:
¿Tienes el valor para abrazar la aventura?