¿Quiénes son los profesionales cristianos?

Los profesionales cristianos son aquellas personas seguidoras de Jesús que buscan dedicar su profesión a Dios, que saben que sus dones, talentos, formación y experiencia pueden ser útiles para el Reino de Dios. Con el término “profesión” no solamente abarcamos la parte académica, sino, el oficio o trabajo de las personas, de manera que no es un requisito ser una persona con el título de una carrera profesional.

Trabajamos en tres áreas de acción:

1. Formación y motivación: Creamos espacios para aprender, formarnos y crecer.

2. Participación: Nos unimos para generar redes y proyectarnos como cristianos en la sociedad.

3. Incidencia: Somos un espacio para generar  proyectos y ponerlos en acción.

Nuestros temas de interés son:

El qué: La transformación social

La transformación se refiere a la restauración de conceptos elementales para la sociedad y la convivencia. Pablo expresa en Romanos 12:2 lo siguiente: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente, así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. En Efesios 4:23 dice: “…renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”. En sus palabras manifiesta que la transformación y la renovación comienza a nivel personal en una relación con Dios, la cual tiene la capacidad de ir más allá del individuo y marcar comunidades, naciones y hasta generaciones.

El cómo: Responsabilidad cristiana

Tenemos una responsabilidad para desafiar y afirmar el orden social y político, y lo haremos según la forma en que entendamos los principios de la cosmovisión cristiana. No imaginamos poseer soluciones sencillas para los problemas de América Latina. No obstante, creemos firmemente que el cristianismo puede hacer una contribución importante al bienestar de nuestra sociedad.

El porqué: La cosmovisión bíblica

La cosmovisión es la forma en que nosotros los cristianos entendemos al mundo. Es conocer la visión bíblica del mundo, los fundamentos bíblicos que nos ayudan a comprender nuestro entorno. Nos da respuestas claras y definitivas sobre las innumerables preguntas existenciales. También nos da algunas pautas sobre como deberíamos vivir nuestras vidas y cómo el evangelio puede impactar la vida de los demás. Nos hace estar conscientes de nuestro llamado y propósito.