Keylor Navas se convirtió en un gran héroe nacional. Posiblemente es uno de los mejores porteros del mundo. Su excelente desempeño en el mundial de fútbol en Brasil 2014 le valió la contratación en el equipo de fútbol más prestigioso de Europa, el Real Madrid y la admiración de millones de personas alrededor del mundo. Keylor es el personaje del momento. Conmueve a todos los ticos alrededor del mundo. El fútbol siempre ha movido a las masas, pero en esta oportunidad, la moción costarricense se enorgullecía de alguien que estaba marcando una gran diferencia, no sólo en su excelencia deportiva, sino en su corazón y sus actitudes. Pero no todo ha sido fácil. Keylor continúa la frase expuesta arriba, diciendo: “Me tocó tomar decisiones muy fuertes pero Dios me ha guiado en todo momento y me envió gente cuando me pude desviar. Todavía me falta mucho camino que recorrer porque tengo muchos objetivos”.

Reflexiona: Keylor Navas, de origen humilde, demuestra una gran fuerza de carácter. Es un vivo ejemplo de los frutos que dan el trabajo incansable y la disciplina. También da testimonio de una conducta de vida íntegra. Keylor Navas es un ejemplo único porque alcanzó el éxito sin comprometer sus valores y su integridad moral. Tiene una gran actitud profesional inspirando a muchos a superarse y cumplir sus sueños con esfuerzo, trabajo en equipo y fe. Su liderazgo no solamente se limita a sus logros individuales, sino que contribuyó y sigue contribuyendo a despertar la identidad nacional de Costa Rica.

Una pregunta clave: ¿Cuáles son tus metas? ¿Comprometerías
tus valores para alcanzarlos?